Tipos de aftas: ¿cuáles son y cómo acelerar su cicatrización?

tipos de aftas header

De acuerdo a su tamaño, las aftas bucales pueden clasificarse en 3 tipos que, además, varían en su duración y las zonas donde aparecen.

Haz click aquí para ampliar la infografía.

tipos de aftas infografia

Las aftas bucales son tan comunes como dolorosas para las personas que las padecen.

También llamadas úlceras bucales o úlceras aftosas, son muy comunes en la mucosa oral y cualquier persona puede tenerlas.

En general, provocan dolor y pueden, incluso, afectar la calidad de vida de quienes las sufren.

Sus causas no están completamente claras. No obstante, se han planteado diversos factores que pueden provocarlas:

  • Virus, bacterias, hongos, u otro tipo de agentes infecciosos.
  • Traumas producidos por tratamientos de ortodoncia.
  • Dentaduras postizas, implantes dentales, u otros factores mecánicos.
  • Alergias alimentarias, cambios hormonales, o estrés emocional.
  • Falta de vitaminas y minerales, como hierro, vitamina B12 y ácido fólico.

Si bien las aftas pueden aparecer por uno o una mezcla de factores, es importante conocer sus tipos y buscar un diagnóstico con un especialista.

¿Cuáles son los tipos de aftas?

Las aftas pueden formarse en la mucosa interna de los labios y mejillas, bordes y dorso de la lengua, en la base de la encía, o en el paladar blando.

En general, son de forma redonda u ovalada. Además, son de color amarillo o blanco, con borde rojo.

Según consigna MedWave, las aftas orales recurrentes (AOR), se pueden clasificar en 3, según su tamaño:

Aftas menores: las más frecuentes entre los distintos tipos.

lengua aftas

Presentan un tamaño que varía entre 5 y 10 mm de diámetro. Su duración, oscila entre 10 y 14 días; no dejan cicatriz.

Este tipo de afta afecta la mucosa bucal interna no queratinizada de los labios, la lengua, o paladar blando, y pueden generar dolor y molestia.

Son el tipo de afta más frecuente, con un 75% a un 85% de los casos.

Aftas mayores.

Se presentan en el 10%-15% de los casos de aftas orales recurrentes.

Este tipo de lesiones son más profundas que las aftas menores y, en consecuencia, dejan cicatriz una vez curadas.

Su tamaño excede los 10 mm, su duración es mayor a 14 días e, incluso, puede permanecer por meses.

Pueden generar mucho dolor, y en ocasiones, fiebre o dificultad para tragar (disfagia).

disfagia aftas mayores

El paladar blando, la pared faríngea, y las amígdalas (tonsilas), son los lugares más frecuentes donde aparecen.

Aftas herpetiformes.

Es el tipo menos frecuente de aftas, correspondiendo al 5%-10% de los casos de AOR.

Tienen un tamaño menor de 5 mm de diámetro y su duración varía entre 10 y 14 días.

Su característica principal es la multiplicidad, es decir, aparecen entre 10 y 100 al mismo tiempo. Además, pueden unirse y formar una gran úlcera, pudiendo generar dolor, fiebre y disfagia.

Normalmente, afecta la mucosa bucal no queratinizada, es decir, cualquier parte de la mucosa bucal, menos las encías.

Ácido hialurónico en el tratamiento de las aftas.

acido hialuronico tratamiento aftas

Estudios han demostrado que el ácido hialurónico de alto peso molecular acelera la curación de varios tipos de heridas.

Lo anterior, se debe a que su acción mecánica ayuda a formar una barrera adhesiva que aísla a los tejidos gingivales de agentes externos.

Entre ellas, puede ayudar a acelerar la cicatrización de las heridas producidas por las aftas.

El ácido hialurónico presenta muchas propiedades beneficios, por ejemplo:

  • Proteger la mucosa bucal.
  • Favorecer la reepitelización.
  • Mantener la hidratación del tejido durante la respuesta al daño provocado por la úlcera aftosa.
  • Reducir el dolor espontáneo y el dolor al tragar.
  • Mejorar los procesos de regeneración del tejido.

Los dispositivos médicos que contienen ácido hialurónico, como Gengigel®, están indicados para todo tipo de úlceras bucales, sin que se hayan reportado efectos secundarios.

Conoce Gengigel:

Gengigel es un dispositivo médico, el cual es utilizado para tratar afecciones bucales. Mediante su acción física y mecánica, logra generar una barrera que ayuda en el proceso de cicatrización.

Más información.